La primera vez que escuchamos la palabra copa menstrual, lo primero que se nos viene a la cabeza es: ¿el que? copa ¿que?, vamos a intentar explicar para qué sirve y cómo utilizar una copa menstrual.

¿Copa Menstrual para que sirve?

La copa menstrual sirve para recoger los fluidos menstruales durante el periodo de la mujer. Gracias a su forma acampanada o de copa y dependiendo de la talla escogida, puede llegar a almacenar en su interior desde 23 ml de fluido menstrual, talla S, hasta los 42 ml que alcanza la talla XL. Pero esta es, únicamente, la función para la que se diseñó el primer esbozo de Lester J. Goddard y su patente de la copa menstrual. En un plano menos físico, la copa vaginal sirve para dotar a su portadora de una mayor libertad en su vida cotidiana proporcionando, a la vez, una mayor seguridad ya que representa un ahorro, tanto económico como en tiempo productivo, para la mujer.

La copa mentrual sirve para ahorrar dinero puesto que la inversión inicial, algo más elevada que un paquete de tampones o compresas, será una compra que puede durar hasta diez años con los cuidados óptimos. De esta forma la mujer ahorra en productos de cuidado e higiene íntima.

La copa menstual sirve, también, para favorecer el Empoderamiento Femenino ya que proporciona una mayor seguridad y libertad a la mujer en sus las acciones cotidianas. Gracias a que la copa vaginal puede llevarse puesta hasta doce horas seguidas, no es necesario cambiarse con tanta frecuencia y esto conlleva a que la mujer pase inadvertida en su lugar de trabajo, puesto que la gestión del tiempo es igual de importante para ambos géneros.

Por último, pero no menos importante, la copa vaginal sirve para evitar infecciones como la candidiasis o la cistitis, más relacionadas con el uso de compresas o toallas higiénicas; también existe el riego del shock tóxico producido por los tampones.

 

¿Como se usa la copa menstrual?

La copa menstrual se usa introduciéndola doblada dentro de la vagina. Una vez en el interior, la copa recupera su forma habitual y la vagina queda sellada durante el periodo femenino. Su forma acampanada, cónica o de copa se usa para recoger o almacenar en su interior y en el de la vagina el flujo menstrual o regla. Al ser de materiales no porosos ni absorbentes o fibrosos es inofensiva para el organismo femenino. La utilización de la copa menstrual no solo evita enfermedades y síndromes que provienen de la utilización de productos industriales (candidiasis o el shock tóxico), también un uso extendido por la población femenina evitaría la tala de árboles, tan necesarios en la industria de tampones o compresas. Además, la utilización de la copa menstrual en países subdesarrollados favorece la inclusión de las niñas en la sociedad ya que hay un menor índice de absentismo escolar al poder llevar una vida “normal” sin preocuparse del sangrado; cosa que repercute en la formación y educación de las futuras mujeres.

¿Quién puede usar la copa? Las copas menstruales pueden usarlas todas las mujeres puesto que se fabrica en materiales inocuos que no producen ningún tipo de alergias y, gracias a su diseño y al efecto ventosa, una vez introducida en la vagina, evita las pérdidas sin perjudicar a la flora bacteriana propia, tan necesaria para el autorregulamiento del organismo femenino. 

Copa menstrual cómo ponerla

¿Cómo poner la copa menstrual? La copa mensrual se pone introduciendola doblada dentro de la vagina, situándola en la parte baja de esta, sin necesidad de llegar a sobrepasar el cérvix.

Una copa mentrual bien colocada no debe sobrepasar el cérvix y puede hacerse con facilidad con los dedos índice y pulgar. La práctica y el uso de estos dispositivos de higiene íntima femenina no solo favorecen el medio ambiente sino que también ayudan a las mujeres a conocer su propio cuerpo al tener que tocarse y su ciclo menstrual, ya que colocar la copa vaginal implica la exploración del propio cuerpo y, por consiguiente, perder el miedo a mancharse de sangre y conocer el propio ciclo menstrual para saber cuándo es más abundante y poder vaciar la copa.

El saber cómo colocar  la copa menstrual o aprender a introducirla bien para que en el interior de la vagina se abra,  ha ayudado a muchas mujeres a cambiar la asociación que se tiene de la menstruación como algo sucio por el reforzamiento en la seguridad que implica conocer el propio cuerpo y sus ciclos.

Como sacar copa menstrual

La copa menstrual se quita introduciendo el dedo índice (o cualquier otro) y apretando la base de la campana vaginal, de esta manera, pierde la forma y, por consiguiente, el efecto de vacío que se obtiene si una copa menstrual está bien colocada dentro de la vagina, desaparece, pudiendo sacar la copa mentrual con facilidad. Después solo hay que estirar del rabito de la copa menstrual para sacarla y desechar el contenido de esta en el wc o, como hacen algunos colectivos de mujeres que la guardan para utilizar la sangre como abono natural para las plantas, pintar, preparar mascarillas faciales y tinturas nutritivas.

Cómo se quita la copa menstrual es el segundo dilema que se le plantea a una mujer cuando decide probar este método para la higiene íntima pero, las dudas o las reticencias quedan diluidas tras probar la copa menstrual por primera vez, sobre todo por la facilidad tanto de introducirla en la vagina como de sacarla de ésta.